domingo, mayo 13, 2007

De las mareas

Aprendí que hay que retirarse antes de la baja
Superponerse a las olas de subida
Remar contra marea no lleva

Aclarar panoramas antes del horizonte
Masticar atardeceres con nueces
Perderse entre arenas efímeras y soeces

Que estando lejos se pierden perspectivas
En botes a la deriva solo se naufraga
Con manglares entre las piernas

Tráfico adentro entre caracoles
Sin luces de salida ni advertencia
Calcularle la escapatoria a las aguas

Que si las sirenas no existen...tú tampoco

7 comentarios:

jaguar del Platanar dijo...

Púchica! Que rico estar en la playa.

Charly dijo...

Qué poesía más inteligente.

Qué buen estilo tienes.

En Latinoamérica se habla el mejor español.... sin ninguna duda.

Os quiero. Me gustáis.

Besazos y abrazos de un español europeizado desde Inglaterra. MMMMUÁs.

Amorexia dijo...

que tal si además de la fantasía un cardumen de mariposas nos lleva a aguas mas lejanas?

Cromatica dijo...

No hay duda que es todo un mundo tu poesia!

Abrazos

Buitre Desahuciado dijo...

Esa bestia inconforme con su tamaño, lunática, con tanta agua de lágrimas (dijo Salazar Herrera) y sus murmullos casi, casi de eucaristía, siempre me ha atraído.

Para chapotear, para nostalgeriar viendo un naufragio de sol, para pelearme con él y estar toda una noche luchando desde un asiento tirado en la arena.

Noemm dijo...

Que belleza de poesía y qué final!!!!

me gustó tanto, tanto, tanto...sobre todo, porque a mí la palabra mar me revuelca...

Saludos!

Sirena dijo...

Lamento decirte que sí existen las sirenas... ;-)