miércoles, septiembre 20, 2006

Inmortalidad

Hoy fue uno de esos días, pero aún no ha sido

Hubo más añoranza derretida con gatos de nieve

Existió una lámpara con resfrío y ceguera

Tuve congestión visceral entre las inferiores del teclado

Se acabó el atardecer

Vino la reja con imposiciones, el cerebro con dilaciones

La playa contempló al esquiador de sentimientos

El abismo se condensó de leche evaporada

Los dedos eclipsaron la melodía

Siempre supe que hoy iba a ser para vivir

Desconocí como la muerte no bastó

Mañana también fue así

4 comentarios:

distraida dijo...

A mi me resultó triste, espero que mañana no.
Besos!

Mariela dijo...

Mirá, para mi no es triste, sentí más bien alivio al escribir eso...solo salió, sin parar, y cuando terminó así fue el fin. Fue un fluir de un tubo abierto, nada editado, nada pensado...

Laura dijo...

Así es como salen las buenas cosas... Me gusta mucho tu post. Ya me leere otros. Saludos!!

Mariela dijo...

Gracias Laura, qué dicha que pasaste por acá!