lunes, septiembre 15, 2008

Destellos

Cuando entre tintas se desdibuje un caracol,
una mariposa o un río en flor,

Si la Luna está sin corriente,
el Sol enfría y no calienta

Revientan de cuando en vez esos capullos,
prófugos del afecto

En tanto siga habiendo iluminación,
tendrá ilusión el corazón

3 comentarios:

Amorexia. dijo...

Que nunca se apague la luz...

Saludos desde mi extraño país.

Enredada dijo...

la luz todo lo aclara, todo lo hace cálido...
que no se apague jamás...
besos

Alicia M dijo...

Gracias por tu luz, hermanita. Lo que dices es lo que hago, sigo a la luz...y vivo! Muchos cariños desde Bs As....Besos