jueves, agosto 23, 2007

Si

Cuando tenga entre las manos el cerrojo y un enojo podré al fin tocar las puertas del azar.

Si tuviera entre los dientes un cepillo y menos dientes,
cuatro copas y lluvia ardiente
dos semáforos sin luces
ocho noticieros que presenten

Si, tan solo si

10 comentarios:

Amorexia dijo...

Nuevo discurso optimista... para otros siempre es "y si no?" Buen post, dice mas de lo que dices!

Marcela dijo...

si... si tuviera... cuan real muchos pensamos en eso no?

saludos

el burro dijo...

a mi me cuadra leer cosas asi, pocas palabras, pero profundas !
admirada MAri !!
aca sigo leyendo, mucho brete

Fernando Nerú dijo...

un mar de ideas, desordenado y explicito.
Un abrazo a la distancia querida Mariela.

Ricardo Calderón Inca dijo...

Claro si no pudieras ecribir esto nadie, seguramnete nadie puede saber que somos y para que somos entre nosotros.
aunque a veces la desgracias se perpetua en nuestras vidas =)

peregrina dijo...

si puedes obligar a tu corazón, a tus nervios y a tus músculos
a servirte en tu camino mucho después de que hayan perdido su fuerza,
excepto La Voluntad ... me hiciste recordar a Kipling.
Pero SÍ tu poema es como todo lo tuyo un sendero de palabras que nos lleva hacia dentro de nosotros.
Un besote

wílliam venegas segura dijo...

Este "Si" es condicional. Es como un si causal, pero sin efectos concretos, solo posibilidades. El texto bordea lo surrealista, sin las imágenes de un Buñuel, por ejemplo, ¿por qué no te atreves?

Javier Herque dijo...

Si, tan solo si…

Eso de que:

Lo bueno y breve dos veces bueno

Es una soberana mentira y se demuestra en este “si” que me sabe a demasiado breve por lo bueno que es.

¿Y si tan solo…si…continúas con la lista de los números naturales?

Excelente este “si”.

Adrián / cHoli / etc... dijo...

Aquello que no se tiene, en situación de tal vez, a lo mejor...

Esa brevedad donde no, pero quizás sí, a través de si. O viceversa.

Y yo igual, si buscando un sí, sólo que en comerciales.

esmoris lara dijo...

Admiro de los que me anteceden en el comentario su dedito levantado de maestro. ¿Kippling?¿Almafuerte?..¿Jactancia de erudición". Está claro: para leer un poema hay que tener "actitud poética". Y, al leerlo, sentí la estrategia de la que habla Benedetti más abajo. Un abrazo desde Mar del Tuyú, República Argentina