miércoles, julio 18, 2007

Tangamandapio




Por ahí por las esquinas de Tangamandapio, donde el viento termina de doblar y cae en Macondo, ocurría una de esas tropicales historias de masoquismo y desamor con matices de caracol.

El de arrastrado, ella despiadada.

La historia inicia en un mojado y húmedo café un viernes antes de que el Viernes Santo llegara con bombos y platillos llamando a la cordura y constricción. El la sentía desde hacía semanas, tan solo en su habitación. Solo, pensativo e ilusionado.

"Quiero un chifrijo con solo carne" dijo ella, y él se abalanzo sobre una Imperial sin hielo. Las rayas verdes de la camisa de algodón de ella dibujaban perfectamente los contornos de sus doblados codos sobre la mesa rústica que servía para ella de sostén, para el de palco de amor.

"Me trae otra por favor", dijo él buscando valor, ella le observaba detenidamente con sus ojos verde agua estancada, intentando descifrar lo que ya su alma hacía días percibía. "Tengo que decirte algo", murmuró casi en susurro delirante él ante la cara de incomodidad mezclada con ternura que ella reflejó. "Claro, qué pasó?" "Es que me gustás, osea, más que como amiga", dijo él tragando profundo el último sorbo de Imperial que llamaba en desesperación a a pedir la tercera (o era la cuarta ya?). Ella se acomodó en la silla como quien se prepara para dar cátedra ante un público de ignorancia comprobada y le dijo: "cómo? pero vos sabés que estoy comprometida? es más, emocionalmente comprometida!". El empieza a sentir que la gravedad le jala magnéticamente el hule en sus zapatos y se sonroja, como hace años ya no le sucedía.....y ahora? Hace de tripas corazón y le dice: "yo lo sé, simplemente quiero manifestar lo que siento, no es eso honestoy sincero? No busco nada más, tan solo hacerlo de tu conocimiento, es más, quién sabe si en cinco años esto llegara a funcionar? Por ahora dejémolo en el olvido".

Pasados unos interminables minutos como bajo aguacero de temporal en que no se sabe si amanece o anochece, ella llama al mesero, le pide más comida y cerveza y él le acompaña en la petición. Vienen visitas al baño, caras, incomodidades....., él ocultaba en su interior aquellas enormes ganas de llorar. Hasta que ella inició con su posteriormente comprobable diagnóstico de narcicismo llevado a torturar cualquier ego, y le dice: "no puedo más que sentirme halagada por lo que me dices, siempre es halagador (léase que le está ya queriendo decir que para nada es la primera vez que está en una situación así) si debo decir que nunca me lo han dicho tan directamente, y no sé qué más te puedo decir que no sea gracias. Pero aclaro, entre vos y yo, un rotundo no". (ayyyyyy, era como cuando le echaban mertioleit en los raspones de rodillas semanales imperantes a sus cinco años de edad). Y ahora? Qué decía? Qué hacía? Ella seguía pidiendo como deseando alargar ese momento, él hubiera querido irse, pero la bendición de su compañía, aún indiferente a sus deseos, podía más que tomar su 4x4 e irse lejos de ahí.

Inició ella conversaciones banales, buscando "aliviar" al defraudado, y él siguió contándole anécdotas y viscisitudes como si aquel asunto nunca se hubiese presentado. Llegó finalmente el momento de irse, demasiadas Imperiales que no surtieron efecto, pasaron directo al tracto urinario y las visitas al baño fueron cada vez mayores. "Hasta luego" y un abrazo nacido de ella le terminó de quebrar aquel corazón podrido ya de latir.

"Mañana voy para la playa", le dijo él, y yo también dijo ella, "yo voy para Malpaís".....

(continuará)

11 comentarios:

Victor EM dijo...

Que te diré... parece que estan de moda los post de corazones rotos y amores imposibles!!!!

Te quedó mejor el tuyo.... espero la continuación!!!

Rabiosa dijo...

Sí...es terrible lo que pasa con los animalitos...
PD:Espero la continuacion!!!!
Saludos desde España!!!

el burro dijo...

casi q me senti en la mesa de al lado, mirando a esa mujer de ojos verdes y diciendo para mi mismo, "ummmm que ese mae siga tomando, ya le patean el culo...." y acto seguido, mae mae, vea el mae quiere besarla, y la doña solo jamar....

que rica me sabria una cerveza y ser testigo de este relato expresivo

moon dijo...

Siempre se busca eso q n0o se puede tener...yo no quiero ser solo un chico broccoli y jamas sere un chico chocoate....pero tal vez algun dia pueda ser uno de broccoli con un bañito de azucar...besos

peregrina dijo...

No es lo que se diga sino cómo se dice. Y tu lo haces de tal modo que yo siempro quiero volver.

Adrián / cHoli / etc... dijo...

Pues el compa la hizo mal. Muy mal.

Uno se emborracha después que le pateen el culo.

Así los amigos o el bartender y las birras ayudan a hacer contensión. Que nunca ayudan, pero esos actos de autodestrucción son mejores que otros.

Lucas Tarazona Minaya dijo...

Te felicito por tu blog. Es muy bueno

Cromatica dijo...

Me encanta este relato, acaso me trae recuerdos de algo pasado?
jaja

Muy bueno Mariela, ya mismito voy a ver que pasa.

besitos

Literófilo dijo...

Ah lástima la hubiera bautizado como Tropicolandia, achará sigo...

Malegar dijo...

Mariela, estoy releyendo, y dime: ¿qué significa "jalar"? es algo parecido a "tirar".
Me gusta mucho como escribes esta historia, sigo con ella.

Besitos.

Malegar dijo...

...un corazón podrido ya de latir... Muy muy poético, :).