martes, junio 26, 2007

Delirium Tremens


Elefantes azules y libélulas rojas

Cansadas las cruces de muertos sin ropa

Truncados los versos del que fuera poeta

Sin ton ni son vienen las hordas de gente que aquieta


Parecen demonios, de rojo y con gris

Encapsulan pastillas entre los ojos y la nariz

Se vierten espadas llenas de sal

A mi que no me vengan con que fue fulano de tal


Espíritus asemejan muertos vivientes

Con treinta estrellas se pone el saliente

Siete semanas que aún no se explican

Hay una grieta entre tu vida y la mía


Los ojos turbados no llevan resorte

La alfombra algún día tendrá consorte

Príncipes azules y elefantes hindúes

Las gotas caen buscando un Macondo


Y yo me pregunto, la grieta se hunde o genera pasiones?

10 comentarios:

el bUrrO dijo...

la grieta genera pasiones

ElPoeta dijo...

La grieta no se hunde, si acaso se abre y tal vez nos arrastre hacia lo más profundo... Eso sí puede generar pasiones. Un beso, Mariela,
V.

Amorexia dijo...

Compañera! compañera! lo mejor que te he leído! lo mejor sin duda.

Tiene un aire a incienso y viaje lejano, a olvidarse en mercados persas, no sé por que me lleva a esas latitudes, de miles de dioses de culturas lejanas, y la grieta resulta tan pequeña que tan solo absorve de a poco, mas no se hunde.

Gerardo Omaña dijo...

Como me envuelven tus letras que depuran líneas de horizontes,
que dejan caer lloviznas para la tierra árida y para las rosas,
letras con dulzura de lo místico para enjugar la desesperanza.

letras de sueños hambrientos que tus manos plasman,
que se dejan oír como un silbido o rumor de sentimientos
buscando en el vacío los días eternos.

Recibe un beso en tu alma.

Javier Herque dijo...

Me gusta el color azul…es mi preferido, tiña o no esos elefantes. Me parece excelente ese delirium que no teme a la profundidad de la grieta mientras desafía la erguida pasión que huele a razón y a verdad a medias.

Mientras ese tornillo de tus palabras se adentra en la pulcritud de los incrédulos renglones que se abren paso dejando correr la lógica-ilógica de unas imágenes que saben…pero no cuentan…donde termina el camino de las baldosas amarillas… ¿o eran azules?

Un placer tremens leerte.

Literófilo dijo...

Me gusta el vertiginoso ritmo del poema muy bueno.

Te hago piojito apra quitarte la chicha.

peregrina dijo...

Mezclar palabras, grietas, elefantes, colores y ponerles magia, hace tu poesía.
Bella.
Abrazo

Pamela dijo...

Triste, pero lindo.

Luis dijo...

Vote a favor del TLC pero me parece que porque no se lo que es.

Gonzalo Del Rosario dijo...

"Las gotas caen buscando un Macondo"

Está de la conchesumare tu poema, parece una canción de las que solía componer . . .