domingo, diciembre 03, 2006

De tres en tres

Pinochet se infarta,

Fidel se esconde y Chavez celebra.

Los derechistas lloran a Pinochet, celebran que muera Fidel y se amargan por Hugo.

Los izquierdistas van al revés...

Los cristianos expían culpas por desear la muerte de alguno de los tres.

13 comentarios:

Carlos Guzman dijo...

es un mundo que esta de cabeza...
o somos nosotros los que estamos de cabeza y el mundo siempre ha estado bien?

saludos :-)

Desahuciado dijo...

Genial.

Especialmente la última frase, jajaja. Genial.

Ahora bien ¿realmente buscarán expiar las culpas o más bien le pedirán a Dios que ese que desean muerto, se muera más rápido?

Heriberto dijo...

¿Y a los que nos parece que la sangre de los seres humanos es igual de roja, no importa si se es torturado o asesinado por un dictador de izquierda o de derecha?

Mariela dijo...

Tomando como punto de partida la visión cristiana..morirse es lo mejor que a uno le puede pasar.

"Descansa, está en paz, está mejor, está en el cielo, está con Dios, etc..."

Entonces, dos cosas:

1. Para qué pedirle a ese Dios (que más bien nos liberaría de la tortura de este valle de lágrimas) que no nos muramos o no se muera quien queremos
2. Para qué sigue siendo la mayor amenaza el que le quiten a uno esta vida?

Desahuciado dijo...

1 y 2: Porque a pesar de todas las promesas de vida más allá del último estertor, a pesar de las milicientas religiones que han habido, hay y habrán nadie lo puede asegurar con pruebas, pelos y señales.

Y en tanto sea esta vida -tan rejega- lo único conocido y reconocido, pos ni modo. Aferrarse a ella con los dientes y las uñas.

K-siopea dijo...

Buenísimo este post! jajaja

julia dijo...

Estoy de acuerdo con Heriberto. Yo no le puedo desear el mal a ese anciano desvalido que es ahora mismo Pinochet.
Fidel, pues tiene derecho a descansar, ya es un viejito también.
Ambos son seres humanos que asumirán la responsabilidad por sus actos, si no en esta: en otra vida. Pero a ninguno de los dos le deseo el mal, y mucho menos los catalogaría para nada como similares en ningún otro sentido que el humano.

Inconclusa dijo...

yo sólo puedo admirarme de quienes pueden no sentir cierto deseo de revancha o exigencia de castigo. MI condición extremadamente humana me impulsa a eso, por tanto, como mi condición por ahora me revela que la búsqueda y el anhelo de una vida plena y feliz es lo que nos humaniza y que la justicia, esta idea creada por la sociedad ¿humana?, debe ser llevada a cabo aquí, y de no ser así, como en el c aso del Gran Pinocho mentiroso, pues no me queda otra idea y deseo que desear que ya no goce de este sol, de todo esto que nos humaniza... para y bien y para mal

por otro lado
me encantó el post

Gitana dijo...

ooooooooopssssss!!! pues si, es cierto!

Mariela dijo...

Desahuciado: aquello de agarrarse con uñas y dientes me pareció tan gráfico que hasta lo pude ver....

Heriberto y Julia: tamos de acuerdo, ancianos ambos, creyentes y exitosos en sus creencias, a pesar de los pesares

Inconclusa, Ksiopea: gracias!

julia dijo...

Yo no me atrevo a poner a Fidel y a Pinochet al mismo nivel...me parece una tremenda falta de respeto para con Fidel.
Es otra cosa.
Totalmente otra cosa.

Mariana dijo...

Con respecto a lo que dice Julia y la respuesta de inconclusa.. yo tampoco le deseo la muerte a nadie, y no quiere significar que el deseo de justicia no exista. La justicia es que aqui pague el mal que hizo, o allá. Para mí justicia no es muerte

Analu dijo...

Y quien dice que los derechistas, todos, lloran a Pinochet?

Yo creo que la mayoría del mundo siente una impotencia tremenda por la justicia no ejercida.